3.-Abonos.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

3.-Abonos.

Mensaje por Moraima® el Dom Oct 05, 2008 4:59 pm

Tipos de abono

En centros de jardinería se pueden encontrar dos categorías principales de abonos. Los abonos orgánicos y los abonos inorgánicos.

Los abonos de tipo inorgánico son un mezcla más o menos compleja de compuestos químicos diseñada para proporcionar a la planta aquellos nutrientes que precisa, pero a pesar de ser perfectamente aptos no son los más adecuados para un bonsái, o para cualquier plantan en una maceta ya puestos. Su gran problema radica en que lo que muestra la composición del producto es lo que hay, esto es: si abonamos con un compuesto de nitrógeno, potasio, fósforo, hierro y cinc, por ejemplo, la planta acabará desarrollando carencias del resto de elementos necesarios. Por ello antes de elegir un producto es necesario repasar su composición y asegurarse de que aporta la mayor cantidad posible de sustancias.
En bonsái, como ya se ha comentado, se suelen usar mezclas pobres en nitrógeno por lo que unas proporciones adecuadas para los tres elementos principales podrían ser 5-10-10, o incluso 2-10-10, donde la primera cifra hace referencia a la proporción de nitrógeno, la segunda a la de fósforo y la última a la de potasio.
Estos abonos químicos los podemos encontrar en dos formatos: Sólido o líquido. Los de tipo sólido suelen ser de liberación más lenta actuando durante un periodo de tiempo más o menos largo según el producto, mientras que los de tipo líquido son de absorción casi inmediata. Y es con estos últimos que debemos ser muy cuidadosos respetando las dosis marcadas por el fabricante pues la planta no suele limitarse a tomar la cantidad de elementos que precisa, por ejemplo nitrógeno, sino que tiende a absorber todo lo que puede encontrar. Si las cantidades son excesivas en una misma dosis la planta simplemente se muere.

Los abonos orgánicos por el contrario no presentan este problema pues al ser mezclas de diferentes tipos de materias orgánicas primero necesitan ser descompuestos por microorganismos antes de poder ser asimilados. Las grandes ventajas de los orgánicos frente a los químicos son: por un lado, esta lentitud en la asimilación que hace que sea casi imposible matar a la planta por sobredosis (hay que tener en cuenta que el abono orgánico necesitará unas dos semanas tras haber sido colocado para empezar a ser asimilable por las raíces, y no terminará su descomposición en otras tres o cuatro), por otro favorece el desarrollo de bacterias y hongos beneficiosos para la planta (algo casi imposible en suelos estériles cargados de abonos químicos) y finalmente la cantidad de elementos que proporciona es mucho más variada que un abono inorgánico dificultando que la planta desarrolle carencias. En este sentido actúan como correctores del suelo aportando aquellos elementos que los abonos químicos no contienen en su composición.

En general se suele recomendar no utilizar abonos inorgánicos, pero también es cierto que son más cómodos y fáciles de obtener que los de tipo orgánico (pese a que estos son comunes en tiendas especializadas). En cualquier caso una buena medida si se va a utilizar un abono químico es alternarlo de tanto en tanto con otros de origen orgánico.

¿Cuándo abonar?

Durante la época invernal y los meses más calurosos de verano la actividad de la planta disminuye en gran manera por lo que es aconsejable un Periodo de Reposo en el abonado.
En primavera conviene un abonado suave que se deberá intensificar en los meses de otoño para permitir a la planta que acumule las reservas a partir de las cuales brotará al año siguiente.
Los meses de Abril y Agosto aparecen sombreados tanto como Periodos de Reposo como Periodos de Abonado; en estos casos el abonado dependerá de que las temperaturas se hayan suavizado lo suficiente durante esos meses.

Los Quelatos son una serie de compuestos químicos destinados a incrementar el contenido de microelementos como por ejemplo el hierro, el magnesio, el molibdeno o el cobalto y así fortalecer plantas débiles. Aplicados justo antes de la brotación se consigue que esta sea más fuerte y de un verde más intenso.

Otro punto a tener en cuenta es que, como ya se ha dicho con anterioridad, el abono de nada sirve sin hojas por lo que es inútil, o incluso perjudicial, comenzar el abonado antes de que las primeras hojas la nueva brotación hayan madurado. Esto es igualmente válido para árboles de hoja perenne pues una hoja de la temporada anterior a penas trabaja en invierno, y las nuevas no empezarán a hacerlo hasta la primavera.

También es importante recordar que el abono orgánico comercial distribuido en bolitas o pequeñas pastillas no conviene dejarlo eternamente en la maceta. Su ciclo de descomposición durará alrededor de un mes y medio, mas o menos dependiendo del clima, tras el cual quedará agotado y únicamente contribuirá a ensuciar el suelo de la maceta, por lo que se deberán retirar las pastillas pasado ese tiempo sustituyéndolas por otras nuevas si todavía es época de abonado.

Nunca se debe fertilizar inmediatamente después de un trasplantado, primero se deben dejar pasar unas semanas para permitir recuperarse a las raíces.

_________________
"No te tomes la vida en serio, al fin y al cabo no saldras vivo de ella"
Pues Yo.

Moraima®
CosaRosera en prácticas

Femenino
Cantidad de envíos : 3890
Edad : 25
Localización : Granada
Humor : To el que me echen.
Fecha de inscripción : 02/06/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.